· 

UNESCO suma otros 21 sitios a Patrimonio de la Humanidad

UNESCO suma otros 21 sitios a Patrimonio de la Humanidad

Ganarse un lugar en esta lista no es tarea fácil, el lugar nominado debe tener un valor universal tal que trascienda las fronteras nacionales y ser de interés general para las generaciones presentes y las que están por venir. Por lo mismo todo el mundo debe preservarlas una vez que fueron admitidas por el comité de la UNESCO.

Los siguientes 21 lugares: 12 culturales, 6 naturales y 3 mixtos han asegurado su bienestar al llegar a ser parte de esta lista:

1. Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera, España.

Dólmenes de Antequera, España.

Situado al sur de España, en la Andalucía meridional, este sitio comprende tres monumentos megalíticos –el “tholos” del Romeral y los dólmenes de Menga y Viera– así como dos parajes naturales próximos que ofrecen panorámicas de gran belleza –la Peña de los Enamorados y el Torcal. Construidos con grandes bloques de piedra en el Periodo Neolítico y la Edad de Bronce, los tres monumentos funerarios se hallan enterrados en sus túmulos primigenios y forman cámaras y espacios con cobertura adintelada o en falsa cúpula, que hacen de ellos uno de los conjuntos arquitectónicos más notables de la prehistoria en Europa y un ejemplo simpar del arte megalítico europeo.

2. Astillero de Antigua, Antigua y Barbuda.

Antigua y Barbuda

Este sitio comprende un recinto fortificado de la época georgiana con instalaciones y edificios portuarios y navales. El medio natural de bahías profundas, rodeadas de terrenos elevados, que caracteriza a este lugar de la isla de Antigua ofrecía un refugio seguro contra los huracanes, propiciando así el mantenimiento y reparación de los navíos. Construido por la Marina Real Británica a finales del siglo XVIII gracias al aporte esencial de la mano de obra esclava africana, el astillero de Antigua tenía por objeto proteger los intereses de los dueños de las plantaciones de caña de azúcar en una época en que las naciones europeas se disputaban con encarnizamiento el control del Caribe Oriental.

3. Aphrodisias, Turquía.

Aphrodisias, Turquía

Los vestigios arqueológicos de Afrodisias, situados al suroeste de Turquía, en el valle superior del río Morsynusdatan del siglo III AC. La ciudad fue construida un siglo más tarde. La riqueza de Aphrodisias vino de las canteras de mármol y el arte producido por sus escultores. Las calles de la ciudad se organizan alrededor de grandes estructuras cívicas, que incluyen templos, un teatro, un ágora, y dos complejos de baño. 

4. Sitio Arqueológico Nalanda Mahavihara, India.

Nalanda Mahavihara, India

Este sitio se halla al nordeste de la India, en el estado de Bihar, y está integrado por los vestigios arqueológicos de un gran monasterio (“mahavihara”) que llevó a cabo una importante actividad religiosa y docente desde el siglo III a.C. hasta el siglo XIII de nuestra era. A los vestigios arquitectónicos de estupas, santuarios y edificios monacales (“viharas”) destinados a albergar y educar a los profesos, se suman importantes obras de arte realizadas en estuco, piedra y metales. Nalanda se distingue como la más antigua universidad del subcontinente indio, una institución que organizó la transmisión del saber durante un periodo ininterrumpido de 800 años. La historia del sitio atestigua no sólo la evolución de la devoción budista hacia su afirmación como religión, sino también el florecimiento de las prácticas monásticas y educativas tradicionales.

5. Sitio arqueológico de Filipos, Grecia.

Filipos, Grecia

Fundada en 356 a.C. durante el reinado de Filipo II de Macedonia, los vestigios de esta ciudad fortificada se extienden al pie de una acrópolis situada en la actual región griega de Macedonia Oriental y Tracia, por la que pasaba la antigua vía romana Egnatia que unía Europa con Asia. En tiempos del Imperio Romano, en los decenios subsiguientes a la batalla de Filipos (42 a.C.), vinieron a añadirse a los anteriores monumentos de la época helenística –el gran teatro y el templo funerario– importantes construcciones como el foro que hicieron de la ciudad una “pequeña Roma”. Después de la visita del apóstol San Pablo a Filipos en los años 49 a 50 de nuestra era común, la ciudad se convirtió en un centro de propagación del cristianismo. Los vestigios de sus iglesias constituyen un testimonio excepcional del asentamiento de los primeros cristianos.

6. Cueva de Gorham, Reino Unido.

Cueva de Gorham

Los abruptos acantilados calcáreos de la cara oriental del peñón de Gibraltar albergan cuatro cuevas, cuyos yacimientos arqueológicos atestiguan la presencia del hombre de Neandertal durante más de 100.000 años. Este testimonio excepcional de la cultura neandertaliense está constituido por grabados rupestres de motivos abstractos, así como por huellas de la caza de aves y animales marinos con fines alimentarios y por indicios del uso ornamental del plumaje de las presas capturadas. Las investigaciones científicas llevadas a cabo en este sitio han aportado una contribución importante al debate sobre el conocimiento del hombre de Neandertal y de la evolución de la especie humana.

7. Nan Modol, Micronesia.

Nan Modol, Micronesia

Situado frente a la costa de la isla de Pohnpei, el sitio de Nan Madol está integrado por un conjunto de 100 islotes creados artificialmente con columnas basálticas y bloques de coral. Esos islotes albergan vestigios de los palacios, templos, sepulturas y moradas de piedra que constituían el centro ceremonial de la dinastía Saudeleur y fueron construidos entre los siglos XIII y XVI, en un periodo de gran auge de la cultura de las sociedades isleñas del Pacífico. El tamaño colosal de esas construcciones, así como la perfección técnica y la concentración de sus estructuras megalíticas, son un vivo testimonio de la complejidad de las prácticas religiosas y sociales de los pueblos insulares en ese periodo. Este sitio ha sido inscrito simultáneamente en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro debido a las amenazas que pesan sobre él, en particular el enlodamiento de las vías navegables, que propicia el crecimiento incontrolado de manglares y fragiliza las construcciones.

8. Conjunto Moderno de Pampulha, Brasil.

Pampulha, Brasil

El conjunto arquitectónico de Pampulha fue el centro de un proyecto urbanístico visionario de ciudad-jardín realizado en 1940 en la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado brasileño de Minas Gerais. Planeado en torno a un lago artificial, ese centro de carácter cultural y recreativo comprendía un casino, una sala de baile, el Yate Golf Club y la iglesia de San Francisco de Asís. Todos sus edificios fueron diseñados por el arquitecto Oscar Niemeyer, en colaboración con diversos artistas innovadores. La explotación de las propiedades plásticas del hormigón y la fusión de diversas artes –arquitectura, escultura, pintura y paisajismo– dieron lugar a la creación de construcciones de formas audaces que se integran en un conjunto armónico. El sitio constituye además un testimonio de la influencia del clima, el medio ambiente y las tradiciones del Brasil en los principios de la arquitectura moderna.

9. Cementerios de tumbas medievales “Stećci”, Serbia.

tumbas medievales Stećci Serbia

Este sitio seriado está integrado por tumbas medievales (“stećci”) de 30 lugares diferentes situados en Bosnia y Herzegovina, en el centro y sur de Croacia, en la parte occidental de Montenegro y al oeste de Serbia. Estos monumentos funerarios, característicos de esas regiones, datan de los siglos XII a XVI y están dispuestos en filas en cementerios, tal y como se acostumbró a hacer en Europa desde la Edad Media. En su mayoría están esculpidos en piedra caliza con una gran variedad de motivos ornamentales e inscripciones, que muestran no sólo la continuidad que se da en los elementos medievales europeos de este tipo, sino también la persistencia de tradiciones locales específicas más antiguas.

10. Taputapuātea, Francia.

Taputapuātea, Francia

Situado en la isla de Raiatea, el sitio de Taputapuātea se halla en el centro del “Triángulo Polinesio”, la vasta extensión de pequeños archipiélagos del Océano Pacífico que ha sido la última parte del mundo poblada por sociedades humanas. El territorio del sitio comprende dos valles boscosos, una porción de la laguna y del arrecife coralino de la isla, y una zona de mar abierto. En medio de este paisaje típicamente polinesio se halla la “marae” Taputapuātea, un recinto formado por un patio pavimentado con una gran piedra erguida en su centro, que estaba destinado a la celebración de actos políticos, ceremonias religiosas y ritos funerarios. Muy extendidas por toda la Polinesia, las “marae” indicaban el punto de intersección entre el mundo de los vivos y el de los antepasados muertos. Taputapuātea constituye un testimonio excepcional de la civilización mā'ohi, cuya antigüedad se remota a unos mil años atrás.

11. El qanat persa, Irán.

qanat persa, Irán

En el conjunto de las regiones áridas de Irán, la agricultura es sostenida por el antiguo sistema de riego de los qanats, que toman el agua de los acuíferos en lo alto de los valles y la hacen circular por túneles subterráneos que a menudo miden varios kilómetros. Los once qanats que componen este sitio y representan este sistema comprenden también zonas de reposo para los trabajadores, depósitos de agua y molinos hidráulicos. Este sistema tradicional de gestión del agua todavía funciona y permite un reparto equitativo y sostenible del recurso. Los qanats aportan un testimonio excepcional de las tradiciones culturales y las civilizaciones de zonas desérticas de clima árido.

12. Zuojiang Huashan, China.

Zuojiang Huashan, China

Formado por 38 sitios de arte rupestre que ilustran la vida y los ritos del pueblo luoyue, este paisaje cultural está situado en la frontera sudoriental de China y se extiende por un territorio de farallones abruptos, terrenos kársticos, ríos y mesetas. Ejecutadas entre el siglo V a.C. y el siglo II de nuestra era común, las pinturas parietales de esos sitios muestran ceremonias que se consideran vinculadas a la cultura de los tambores de bronce, antaño predominante en el sur de China meridional. Este paisaje cultural es hasta ahora el único testimonio que se posee de esa cultura.

13. Archipiélago de Revillagigedo, México.

Archipiélago de Revillagigedo, México

Situado en el Pacífico Oriental, este archipiélago está formado por las islas de San Benedicto, Socorro y Clarión, el islote de Roca Partida y sus aguas adyacentes. Las cuatro islas –que son de hecho las cumbres emergidas de otros tantos volcanes integrantes de una cadena montañosa submarina– constituyen un hábitat de vital importancia para diversas especies endémicas de flora y fauna, en particular aves marinas. Las aguas circundantes albergan una concentración notable de especies pelágicas de gran tamaño: mantas gigantes, delfines, tiburones y cetáceos.

14. Hubei Shennongjia, China.

Hubei Shennongjia, China

Situado hacia la parte oriental del centro de China, en la Provincia de Hubei, este sitio consta de dos zonas: Shennongding/Badong, al oeste, y Laojunshan, al este. En ellas se encuentran los bosques primarios más vastos del centro del país, donde tienen su hábitat numerosas especies animales raras como la salamandra gigante china, el rinopiteco dorado, la pantera nebulosa, el oso de collar y el leopardo. El sitio, que es uno de los tres centros de diversidad biológica existentes en China, ocupa un puesto destacado en la historia de las investigaciones botánicas y fue explorado por expediciones internacionales de recolección de plantas en los siglos XIX y XX.

15. Desierto de Lut, Irán.

Desierto de Lut, Irán

Situado al sudeste del país, el desierto de Lut (“Dasht-e-Lut”) es una zona subtropical húmeda azotada entre junio y septiembre por vientos de gran fuerza que transportan sedimentos y provocan una erosión eólica de proporciones colosales. En este sitio se pueden observar algunos de los más espectaculares relieves eólicos formados por crestas onduladas masivas (“yardangs”), así como vastos desiertos de piedra y un campo de dunas, que constituyen en su conjunto un ejemplo excepcional de procesos geológicos en curso de evolución.

16. Mistaken Point, Canadá.

Mistaken Point, Canadá

Situado en el extremo sudoriental de la isla canadiense de Terranova, frente al litoral este del subcontinente septentrional americano, este sitio fosilífero se extiende a lo largo de una estrecha franja de 17 km. de longitud formada por acantilados abruptos. Surgidos del fondo del mar, estos acantilados datan del Periodo Ediacárico (unos 580 a 560 millones de años atrás). En ellos se pueden observar los conjuntos más antiguos de fósiles ensamblados de gran tamaño descubiertos hasta ahora, que ilustran un momento crucial de la historia de la vida en la Tierra: la aparición de organismos biológicamente complejos de grandes dimensiones, después de una fase de la evolución que duró tres mil millones de años y estuvo presidida por el predominio de los microbios.

17. Parque nacional Sanganeb, Sudán.

Parque nacional Sanganeb, Sudán

Este sitio natural consta de dos elementos separados: el Parque Nacional Marino de Sanganeb y el Parque Nacional Marino de la Bahía de Dungonab y la isla de Mukkawar. Sanganeb es el único atolón coralino del Mar Rojo, está situado en el centro de éste y se halla a 25 km. de la costa de Sudán. La Bahía de Dungonab y la Isla de Mukkawar, por su parte, se hallan a unos 125 km al norte de la ciudad de Puerto Sudán. Ambas albergan un ecosistema muy variado de arrecifes coralinos, manglares, praderas marinas, playas e islotes que sirven de hábitat a poblaciones de aves y mamíferos marinos, tortugas y peces, como tiburones y mantas. La bahía de Dungonab alberga además una población de dugongos de importancia mundial.

18. Tien Shan, Uzbekistán.

Tien Shan, Uzbekistán

Este sitio transnacional de Asia Central se encuentra en la cadena montañosa de Tien-Shan, una de las siete mayores del mundo. Los diferentes elementos de su sistema montañoso tienen altitudes que varían entre 700 y 4.503 metros. Se trata de un sitio con gran diversidad de paisajes que albergan una biodiversidad excepcionalmente rica. La región de Tien-Shan occidental es importante en el plano mundial como centro de origen de varias especies de árboles frutales cultivados así como por su gran diversidad de tipos de bosque y por sus asociaciones únicas de plantas.

19. Macizo de Ennedi, Chad.

Macizo de Ennedi, Chad

Situado al noreste del país, el macizo de Ennedi está formado por arenisca. Con el tiempo, la erosión del agua y el viento esculpieron esta meseta, formando gargantas y valles y creando paisajes espectaculares con arcos y pilares naturales de piedra, picos y barrancos. En los cañones más grandes, las aguas perpetuas desempeñan un papel capital en el ecosistema y tienen una importancia fundamental para la supervivencia de la fauna, la flora y la población humana. En las superficies rocosas de las grutas, cañones y refugios hay millones de imágenes pintadas y grabadas que constituyen una de las mayores colecciones de arte rupestre del Sáhara.

20. Parque nacional Khangchendzonga, India.

Khangchendzonga, India

Situado en el Estado de Sikkim, al norte de la India, este parque nacional se extiende por una parte de la cordillera del Himalaya y alberga un paisaje excepcional de planicies, valles, lagos, glaciares y espectaculares montañas cubiertas de bosques arcaicos y rematadas por casquetes de nieve, entre las que figura el tercer pico más alto del planeta: el Monte Khangchendzonga. Las poblaciones autóctonas de Sikkim profesan devoción a este monte y a numerosos elementos de la naturaleza (grutas, ríos, lagos, etc.) que son además objeto de toda una serie de relatos mitológicos. Los significados sagrados de esos relatos y las prácticas devotas concomitantes se han integrado en las creencias budistas y constituyen el fundamento de la identidad de los habitantes de Sikkim.

21. Ahwar, Iraq.

Ahwar, Iraq

Este sitio comprende tres áreas de vestigios arqueológicos y cuatro zonas de humedales pantanosos, situadas todas ellas en el sur de Iraq. El “tell” de Eridu y las ruinas de las ciudades de Uruk y Ur forman parte de los vestigios arqueológicos de asentamientos sumerios en la Baja Mesopotamia, que florecieron entre el tercer y cuarto milenios a.C. en el delta pantanoso formado por los ríos Éufrates y Tigris. Por su parte, las regiones de humedales pantanosos (“ahwar”) de esta región del Iraq Meridional son únicas en su género por deber su formación a uno de los mayores deltas interiores del mundo y por estar situadas en un medio natural extremadamente árido y cálido.

 

Con información de es.unesco.org

¿Cual te gustaría visitar?