· 

Mitos de los viajes en pareja

Sabemos que las redes sociales solo muestran parejas felices en lugares idílicos, pero en algunas ocasiones la rutina del viaje y el cansancio llegan, y los que viajamos en pareja también nos queremos decir “¿Sabes qué? ¡Ya me harte! Tú por tu lado y yo por el mío”. Por eso les compartimos los mitos de viajar en pareja.

Las vacaciones en pareja puede significar compartir espacio y tiempo 24/7, donde cada uno defenderá sus particularidades, sin poder maquillar la situación.

 

Aun así, hacer un viaje en pareja suena como la mejor idea del mundo; una manera de afianzar la relación y generar un lazo irrompible. Sin embargo, hay varias formas en las que todo puede llegar a salir mal.


En este espacio describimos algunos de los principales mitos sobre los viajes en pareja, para hacer exitoso tu primer viaje con tu ser amado...

"Viajar en pareja es más económico"

Hasta hoy, o por lo menos hasta que terminamos de escribir esta nota, en barcos, aviones, trenes y autobuses se paga boleto por persona, es decir, individualmente. Pero está claro que compartiendo gastos todo sale más económico si tomas taxi o Uber cuando sea necesario, de otra forma será más caro viajar en pareja.

 

En la comida y las bebidas (si eres fanático de ir a los bares), no hay grandes diferencias, incluso puede que si tu pareja es de los que comen como niño dios... picio, te salga caro eso de pagar la mitad cada quién.

 

Pero existe una salvedad, si eres de las personas que no les gusta compartir habitación con desconocidos y siempre seleccionas una individual, te saldrá más caro. En cambio una habitación doble siempre será más económica al compartir gastos.

"Improvisar es nada más para quien viaja solo"

En nuestra experiencia, nuestra capacidad de improvisación se ha acentuado más, porque aportamos nuevas ideas uno al otro y eso enriquece nuestra capacidad. Decidir cosas en el último momento, cambiar la ruta o el destino, o aventurarte a conocer un lugar nuevo, no tiene nada que ver viajar solo o acompañado.

 

Nos hemos vuelto personas bastante flexibles y eso no hace otra cosa que facilitar el viaje en pareja. Cada día del viaje salimos sabiendo dónde queremos ir, pero no dónde acabaremos ni con quién, y eso nos encanta.

"En un viaje jamas conocerás gente"

Muchos creen que porque vas con tu pareja, estas "obligado" a convivir exclusivamente con él o ella. La verdad es que si eres abierto y te gusta conocer gente, lo harás igual. Creemos que es una de las mejores cosas que tiene viajar, conocer otras maneras de ver el mundo y de vivir, que harán que tu mente se abra. 

 

Uno de los recuerdos más gratos que guardamos es precisamente cuando conocimos a Burak, un joven árabe hijo de inmigrantes Sirios que era dueño de una modesta cafetería en Ismir, Turquía. Quien al igual que nosotros se mostró interesado en platicar. El idioma no fue barrera, el traductor de Google fue el que nos ayudó y pudimos conversar en Español y Turco casi instantáneamente.

 

Además, de esta manera aprendemos a no juzgar a los demás y a no dejarnos guiar por las apariencias. Y sobre todo a darnos cuenta que hay muchas personas en el mundo que valen la pena.

"Podrás ir a donde quieras y hacer lo que quieras"

¡Mentira! En muchas ocasiones tendrás que ceder y hacer algo que no te guste mucho, o ir a algún lugar del que no estabas tan convencido, solo tienes que ver el lado positivo y disfrutar junto a tu pareja lo que hacen.

 

Si no existe una buena comunicación entre ambos, siempre habrá pequeñas discusiones en las que tendrás que negociar a donde van o que se hace en cada momento. Recuerda que no tienes total libertad para hacer lo que quieras porque vas con otra persona y por lo tanto tienes que verte como parte de un equipo.

 

Nuestro consejo al respecto es NO tratar de imponer siempre tu voluntad insistiendo para que tus programas siempre sean prioritarios. Escuchá las propuestas de tu pareja.

"No podrás conocerte a ti mismo como cuando viajas solo"

Otra gran mentira. Nosotros hemos podido conocernos muchísimo, ponernos a prueba y descubrir cosas de nosotros que jamás habríamos imaginado y me que nos han hecho más fuertes.

 

¿Porque? Bueno, pues porque vives situaciones límites vayas solo o acompañado, y muchas veces el ir acompañado no es una ventaja para superar esas dificultades, ya que puede que también tengas que tirar de tu pareja, no solo de ti, y el esfuerzo y el aprendizaje será el doble.

 

Muchas veces estando en la misma habitación cada uno está a lo suyo, no estamos todo el día hablando ni pendientes uno del otro. Eso ayuda a tener cada quien su espacio. 

¿Que otro mito conoces sobre los viajes en pareja?